Sensaciones extrañas

El jueves pasado, todos, quien más y quien menos, hemos perdido algo importante.

Algunos, a sus seres queridos, otros, como es mi caso, esa sensación de tranquilidad que te hace pensar que nunca pasa nada, que todo ocurre lejos de casa, y que nunca te va a pasar nada.

Estos días, unos muy buenos amigos nos han dado la gran alegría de venir a pasar sus vacaciones con nosotros.

El jueves, pensamos que una buena idea para hacer por la tarde sería visitar la parte alta de Las Ramblas, Plaza Catalunya, y hacer alguna compra de recuerdos. Quiso la fortuna, que el hijo de estos amigos se durmiera, por lo que salimos más tarde de lo previsto. A las 17:15 llegábamos en coche a Barcelona, y hacia las 17:30 el navegador del coche nos desvió del camino natural para entrar a Plaza Catalunya. Todos los intentos de acercarnos fueron evitados por controles policiales que bloqeaban la entrada a la zona. Calle Balmes, Rambla de Catalunya, Ronda de San Pere, … Mientras esperábamos en el semáforo, vimos a mucha gente corriendo, que incluso cruzaba sin mirar los semáforos, y pensamos que algo raro pasaba, posiblemente alguna manifestación. La sabia decisión, fue alejarnos de allí, y buscar otra alternativa de ocio diferente.

Mientras decidíamos qué hacer, recibí la llamada de mi hermana que se interesaba por nosotros, ya que había visto lo ocurrido por TV. Hasta ese momento, nosotros ignorábamos todo lo ocurrido.

El miedo lo regalan, y de palabra es muy fácil decir que no lo tienes. Lo peor es, cuando tienes esa incerteza de saber que unos locos han decidido tomar al asalto tu tranquilidad, y que en ningún sitio estás seguro.

Es aún peor, cuando debes tomar la decisión de cancelar todos tus planes de diversión, y hacerlo de forma que el niño no sienta que estás cagándote por las patas abajo.

Vuelta al coche, y de vuelta a la playa donde estábamos pasando estos días de relax.

En pocos kilómetros, nos encontramos bloqueados en la autopista fruto de la operación Jaula. La mayor parte de la gente estaba fuera de los coches sin saber qué pasaba. Otros, saltaban las medianas para volver a Barcelona, y nosotros, … nosotros estábamos junto a la salida de las costas de Garraf, y veíamos que por allí aún se circulaba. Por allí nos metimos, y a poca velocidad, y tras casi dos horas, conseguimos llegar a nuestro destino tras pasar varios controles de seguridad.

Sigo pensando que tener miedo es una cosa, y querer demostrar al resto que no lo tienes es otra bien diferente. Me viene a la memoria, que el año pasado por estas fechas, ya se hablaba de hacer las vacaciones con estos amigos, y recuerdo con claridad, que el niño, que tenía 7 años, a su modo nos demostró que tenía miedo, que no quería salir de su particular jaula de seguridad.

Este año, ha podido más la curiosidad o los deseos de vernos, y los padres lo han tenido mucho más fácil para hacer el viaje. Pienso ahora, que no tengo ningún derecho de provocarle desazón, ni de hacerle sentir que tengo miedo, porque él a su modo no lo tiene, y la inocencia de un niño no hay que malbaratarla con los miedos que nosotros tenemos. Pienso, y siento una rara sensación de desazón, que le estamos dejando un futuro de niños con miedos a lo imprevisto, y que lo imprevisto no es la normalidad, sino la mala fe de quien decide hacer daño porque sí.

No me gustan estas raras sensaciones, y ahora que él no me ve, puedo desahogarme y plantearme llorar toda la rabia que siento en estos momentos. Mañana por la noche, cuando vuelva a verlo, me volveré a poner la máscara de falsa naturalidad.

Quiero agradecer a todas las fuerzas de seguridad, a todos los anónimos ciudadanos que han hecho que a pesar del miedo y la rabia, están consiguiendo que la vida de mi ciudad vuelva a ser normal.

Quiero también agradeceros a todos los que os habéis interesado por nosotros, y quiero pedir perdón si a alguien no le he respondido. El miedo, ese miedo que no quería demostrar al hijo de mis amigos, es el que me ha hecho no responder a algunas llamadas.

Quiero dejar de sentir miedo, quiero demostrarme que a pesar de todos los pesares, la vida sigue, y hay que vivirla. Quiero … quiero tantas cosas para el futuro, que voy a ponerme la máscara de falsa naturalidad, aquella que más desazón debería causar a aquéllos que viven pensando en las formas de evitar lo natural.

Libre de virus. www.avast.com

Las asistencias de @aena, Mucho que mejorar!

Desde hace 9 años, @aena tiene entre sus servicios el de asistencia en tierra a PMR en los aeropuertos españoles, y desde hace 9 años, llevo utilizando este servicio con desigual resultado.

El planteamiento original del servicio, consiste en que el PMR de turno notifica a la compañía aérea que tiene una cierta limitación, y que requiere ayuda para el embarque y desembarque del avión. La compañía en cuestión lo comunica a @aena que procede a dar el servicio.

Una de las obligaciones del PMR, es comunicarlo al menos con 48 horas de anticipación, de forma que la compañía, al solicitar los servicios para el correspondiente vuelo incluya en ellos la presencia de los PMR programados, para facilitar al aeropuerto una planificación de puertas y medios.

Como quiera que Los PMR no siempre comunicamos las cosas, o que las comunicaciones entre las compañías y @aena no se hacía correctamente, se puso una segunda opción complementaria a la primera: El PMR debía también notificar a @aena de sus necesidades de viaje y del vuelo, con las mismas fatídicas 48 horas de tiempo.

Aun así, parece que las cosas siguen fallando, y tras varios meses de análisis, y con la experiencia de haber realizado 10 viajes en el último año, me dispongo a analizar el por qué fallan, y algunas soluciones.

Primera y más importante:

Por ley, @aena no puede negar el servicio de asistencia a nadie, y esto hace que muchas personas sabedoras del tema, no cumplan con los mínimos solicitados para que exista un buen servicio.

@Aena pone muy fácil a estas personas saltarse los requisitos, al tener mesas y puestos informativos en lugares bien visibles del aeropuerto, lo que hace que cualquiera pueda solicitar el servicio aunque no resulte como persona asistida incluso para la compañía que va a realizar el vuelo.

@Aena subcontrata el servicio a empresas “especializadas” en este tipo de servicios, y pone a disposición los medios necesarios para realizarlo, pero luego no controla que la empresa tenga el personal adecuado, que la empresa utilice adecuadamente los medios, y lo que es peor, no controla que algunos pasajeros soliciten la prestación fuera de plazo y sin notificarlo a las compañías.

Durante estos últimos meses, he tenido la oportunidad de estar en las mesas de coordinación del servicio, y puedo decir que más de la mitad de las personas que se han dirigido allí lo han hecho para informarse de cosas que nada tenían que ver con el servicio, o simplemente para aprovecharse de que ya que el servicio existe, que me lleven por el aeropuerto aunque no tenga necesidad. También he podido presenciar como se han exigido servicios incluso casi con los embarques cerrados porque se ha llegado tarde y piensan que acompañados de personal uniformado van a poder saltarse antes los controles de seguridad.

Siempre amparados en esta “obligación” de servicio, intentan bajo todos los medios posibles prestar el servicio, y como es normal, los que realizamos correctamente las solicitudes, llegamos al aeropuerto con el tiempo necesario requerido por la propia @aena para un mejor servicio, seamos los que pagamos las consecuencias de este desorden.

Pienso, y creo que quien haya llegado hasta aquí estará de acuerdo conmigo, que limitando la posibilidad de solicitar servicios a cualquier persona, se podría arreglar un poco el actual desorden, y pienso que todos, desde @aena como prestadora del servicio, los empleados que lo realizan y los usuarios que lo utilizamos saldríamos beneficiados.

Hace ya varios años, me invitaron a mantener una reunión con responsables del servicio en el aeropuerto de Barcelona. En esa reunión, expuse lo que consideraba como mínimos requisitos para un buen servicio, y si bien gustaron mucho, no se han llevado a buen fin. Voy a exponerlos, por si alguien con mando en plaza considera importante leerlos y llevar a cabo una mejor planificación.

En primer lugar, hacer desaparecer del exterior del aeropuerto las mesas de coordinación del servicio, y situarlas en lugares dentro de la zona segura del aeropuerto, entendiendo como tal la zona tras los controles de seguridad.

La coordinación debería estar en una zona céntrica del terminal, de forma que se pudiera llegar en poco tiempo a todas las puertas de embarque y a los controles de seguridad.

La coordinación debería disponer de una sala espaciosa, con sillas suficientes para los PMR y con servicios higiénicos exclusivos para las necesidades de empleados y pasajeros.

En esta sala se concentrarían todas las personas que estén en proceso de ser embarcadas, de forma que puedan en todo momento disponer de ayuda si fuera necesario para ir al baño o simplemente para tener un referente a quien consultar en caso de retrasos o incidencias de vuelo.

Para la solicitud del servicio, solo deberían estar autorizadas las compañías aéreas, que deberían comunicar a la sala la presencia de los PMR en sus mostradores al hacer el checking.

Considero, que si una persona es capaz de llegar al aeropuerto, bien debe serlo de llegar al mostrador de su compañía, y si la persona viaja sola, le va a ser indiferente buscar una mesa o un mostrador de checking.

Con estas premisas, se evitaría la utilización indebida del servicio, la dispersión de PMR por el aeropuerto, y se podría controlar perfectamente que todos reciben un servicio adecuado, al estar concentrados en un lugar seguro protegido y cómodo.

Se debe evitar a toda costa, que una persona ciega, pueda quedarse sola en una puerta de embarque, sin tener una forma de comunicar con los empleados, cosa que hasta ahora se viene haciendo sin que nadie diga nada ni se queje.

También se podrían evitar situaciones embarazosas como la que me ocurrió el pasado día 26 de junio, al tener un vuelo con salida a las 06:05 de la mañana.

Siguiendo la norma, a las 04:10 estaba con el checking realizado en el mostrador de la compañía aérea, y no apareció nadie del servicio hasta las 05:05 de la mañana. Al preguntar el motivo de la tardanza su respuesta fue heladora: “ah, yo no lo sé! Soy la primera persona que entra en servicio en la T2, y he entrado a las 05:00 y los coordinadores de esta terminal no vienen hasta las 07:00!”

Con una correcta planificación, yo podía haber llegado con tiempo justo para estar a la hora de inicio de jornada del personal, y no me hubiera enfadado tanto descalificando el servicio como negativo.

No quiero dejar sin comentar otro serio problema del aeropuerto de Barcelona, que supongo que debe ser similar en otros aeropuertos con zonas comerciales dentro de la terminal.

Los caminos lógicos para ir a las puertas, están tapados por tiendas, con el fin de invitar a los pasajeros a pasar por ellas y comprar, o de lo contrario, dar una inhumana vuelta hasta encontrar un pasillo abierto. Estas tiendas, particularmente las mejor situadas, consideran que un PMR es un estorbo a su negocio, y prohíben el paso o lo dificultan con diseños de tienda que obligan a ir haciendo eses entre mostradores para poder pasar. Estas insolidarias tiendas y sus responsables, olvidan que están en un aeropuerto, y que allí se va a viajar, y eventualmente a comprar si se necesita algo o simplemente se quiere pagar menos por la palta de impuestos al estar en zonas libres.

No se debería permitir bajo ningún concepto que primase el derecho al comerciante en deprimento de los derechos de las personas, y mucho menos de las personas más necesitadas de ayuda y libertad en un ambiente hostil como es una terminal de aeropuerto.

Vaya como final, mi agradecimiento a todas aquéllas personas que diariamente recorren decenas de kilómetros por las terminales del aeropuerto de Barcelona para intentar dentro de lo que se les permite darnos el mejor de los servicios, con la mejor de las voluntades.

Libre de virus. www.avast.com

Viajando en @rodalies sin billete por imperativo legal

Ayer por la tarde viajé en @rodalies sin billete por imperativo legal.

Como no es la primera vez que me pasa, y al parecer no hay mucha intención de solucionar el problema, os cuento lo ocurrido y de paso dejo aquí mi malestar por si alguien con mando en plaza quiere poner soluciones al problema.

A las 18:20 llegué a la estación de Segur de calafell con la idea de coger el tren dirección Barcelona que pasa por esta estación a las 18:38.

Debo ser gafe, porque es igual a qué hora llegue a esta estación, que la persona encargada de taquillas, o tiene su descanso, o está contando monedas, o … o directamente se le acaban las excusas al pobre empleado de seguridad.

Le pido a este empleado que me ayude con la inaccesible máquina autoventa de billetes, y cuando le digo que necesito un billete con tarjeta dorada y acompañante, se bloquea y me dice que, “Uy, eso yo no sé hacerlo!”

Decido entonces apretar el pulsador de ayuda de la máquina, y pedir ayuda.

Cuando le explico lo que necesito, la respuesta me deja aún más helado: “Lo siento, pero esta tarifa solo se puede aplicar en taquilla, ya que es un título poco utilizado y no está introducido en la operativa.”

A todo esto, se hacen las 18:30 y yo sigo sin billete y tengo que pasar al otro andén de la estación, y solo me quedan 8 minutos.

“bueno, y entonces, si no puedo sacar mi billete, que hago?” “Pues,tendrá que esperar a que venga el personal de taquillas.” Vale, y pierdo el tren?” “… No le puedo decir nada más!

Ya enfadado por la situación, decido utilizar el último recurso: Llamaremos al teléfono de asistencia de @rodalies, a ver si tengo suerte y me dan una solución!

Al sacar el teléfono, el empleado de seguridad, supongo que se teme una bronca monumental porque ve que voy a decir que no ha sabido manejar la máquina, toma la decisión clamorosa de abrir las puertas y dejarnos pasar.

Llego a tiempo de coger el tren y desde dentro intento contactar con el teléfono de asistencia.

Tras 12 minutos, y cuando ya estaba entrando en los túneles, me dicen, que lo que tenía que haber hecho es comprar los billetes a tarifa general y hacer una reclamación para que me reintegrasen la parte correspondiente del descuento de tarjeta dorada.

Cuando le digo que no lo considero justo, igual que tampoco considero muy normal que la tarifa no esté integrada en las máquinas autoventas, me dice que no sabe nada, y que el camino es el que es.

En estas, el túnel y la cobertura excelente hacen que bruscamente finalice nuestra conversación.

Ya he llegado a Paseo de Gracia, donde espero que alguien bondadoso ponga solución a mis pocas ganas de viajar sin billete, y de paso me abra los tornos para salir.

En la salida que lleva hacia la línea 3 de metro, ningún empleado a quien pedir auxilio, por lo que decido utilizar el teléfono de ayuda situado a la derecha de las canceladoras.

4 Llamadas más tarde y aburrido de que nadie responda, Aparece una pareja que también tiene problemas para salir por un billete defectuoso, por lo que ya somos 4 los secuestrados tras la barrera de cristales.

Al final descubrimos un empleado fuera de los dominios de la estación, y a grito pelado conseguimos que se acerque y nos abra la puerta para salir.

Cuando le digo que no he podido comprar el billete, no me responde y me dice que puedo salir sin más problemas, cosa que hago encantado.

Conclusión de la tarde:

Estoy pensando en comprar una T10 para estas emergencias, si bien me da rabia que con este título no puedo aplicar los descuentos correspondientes de la tarjeta dorada, y que además he de gastar en 3 meses pena la pérdida de los billetes.

Sigo esperando que algún día, las máquinas de @renfe sean accesibles y que algún día también, todos los billetes se puedan comprar desde ellas por muy raros.

que sean o los consideren los gestores.

Ah! La próxima vez, porque seguro que habrá una próxima vez, me iré a la estación de França que no tiene barreras y se puede salir sin problemas!

Libre de virus. www.avast.com

Feliz Navidad

Cuando llegan estas fechas, ocurre siempre lo mismo: Todo el mundo, quien más y quien menos, saca a pasear esa buena persona que lleva dentro y se pone a repartir abrazos y besos como si no costaran.Cuesta relativamente poco descubrir quienes te dan el abrazo sincero, y quienes el abrazo del oso, para provechar y darte la puñalada por la espalda, porque esos, a primeros de mes, ni siquiera te dirigían la palabra.

En este año en que los malos y los buenos momentos de mi vida se han alternado, he podido descubrir con gran alegría, que los que estaban en marzo dándome abrazos por la muerte de mi padre, estuvieron en octubre repitiendo el abrazo fuerte por mi matrimonio.

A todos los que se lo merecen, y en especial a quienes este complicado año han estado conmigo, Quiero desearles de todo corazón una feliz Navidad.

leyendas urbanas

Quién no ha tenido miedo a subirse en un tren de Renfe, esos que dicen que llegan tarde, en un avión de Vueling, Esos que pierden todas las maletas y cada verano llegan tarde, o en un avión de Ryanair, Esos que aterrizan de emergencia con los depósitos vacíos de combustible?

Bien, Yo he sido siempre algo excéptico con estas cosas, y sigo viajando en tren y llegando puntual, no me han perdido la maleta en Vuelingporque no la embarco, y esta semana he probado Ryanair.

Si algo hay que agradecerles, es la accesiblidad de su página web. Las operaciones de compra y facturación son totalmente accesibles, aunque abusen algo de las ventanas flotantes, esas que desaparecen al pulsar escape y no te avisen de ello.

Con mis tarjetas de embarque impresas (una amenaza cierta de que si no lo hacía tenía que pagar 45€ por pasajero me obligó a hacerlo) llegué a la añorada T2 del aeropuerto de Barcelona. Echaba en falta su comodidad y sus pasillos sin colas que la atraviesen, y me planté ante el mostrador con mi maleta y la bolsa del ordenador. Una confirmación de que todo era correcto, que las peticiones de asistencia eran correctas, y de que habían incluso pensado en la perra guía de mi pareja, y a embarcar.

En el avión, muy espartano y funcional, nos recibió el que yo dí en bautizar como “Equipo a” por ser Alba Alejandro y Andrés las personas encargadas de dar el servicio en cabina.

Un trato muy natural, como si nos conocieran de toda la vida, pero dentro del respeto que obliga a quien está de cara al público.

No escatimaron esfuerzos en facilitarnos toda la información necesaria, incluso sobre los precios y ofertas de lo que disponían en el bar, e incluso preguntando si necesitábamos algo para nuestra perra guía.

Dejamos aparte lo pintureros que son con toda una serie de anuncios , y la fanfarria final al aterrizar con todo el avión aplaudiendo porque alguien hizo bien su trabajo, creo que la experiencia no ha sido tan negativa como las leyendas urbanas me predecían, y a fecha de hoy, tendré muy en cuenta las ofertas de precios de esta compañía.

Eso sí, tras casi 8 años de fidelidad a Vueling, voy a empezar a mirar más a la competencia, y a hacer menos caso a las leyendas urbanas.

Mudanzas

Hace ya más de dos años, que publicaba en mi antiguo blog una entrada sobre mis sentimientos respecto al trato que se daba a la que yo siempre he llamado “La Empresa que me da de comer.”

Fueron jornadas para olvidar, incluso que tenía un blog y que de vez en cuando escribía allí cosas.

Hace al menos un año, y con la idea de reflotarlo registré el dominio, y a decir verdad, una vez configurado el blog, seguía sin tener ganas de escribir nada.

Ahora, y con la calma que da el verano y la falta de trabajo, me decido a hacer algo productivo.

De momento, inicio la mudanza de los artículos antiguos al nuevo blog, y me preparo a intentar escribir algún pensamiento si es que se me ocurren.

No esperéis un gran diseño, porque mi vista para hacer las cosas bonitas ha ido siempre equivocada. Esperad, sí, que de vez en cuando me desahogue, y os suelte por aquí aquéllas parrafadas que no caben en Twitter.

#TV3NoEsTtoca

Soy navarro, y vivo en Catalunya desde el 11 de septiembre de 1984.

En esta tierra donde nadie me ha exigido nunca nada, aprendí a

integrarme, y 3 años y medio después, hablaba el catalán necesario para

entrar a trabajar como telefonista en TV3.

Desde febrero de 1988, he vivido momentos excepcionales de la historia

informando al público de los horarios en que podrían ver por ejemplo los

juegos olímpicos, las victorias del Barça, la caída del muro de Berlín,

las imágenes más duras de las guerras del Golfo o de Bosnia, las horas

en que el Tomàtic felicitaría a los niños por su cumple, o tantas y

tantas cosas que han marcado toda una generación de catalanes, y no

catalanes, que como yo decidieron aprender una lengua nueva para

sentirse integrados en una región donde se admite sin pestañear a quien

quiere integrarse y vivir.

He sido testigo de tantas innovaciones que llegaron a España de la mano

de la gente ilusionada de TV3, como por ejemplo el dual, la

audiodescripción, la tdt, las emisiones en 3d, en las que TV3 fue pionera.

TV3, aquélla a la que se le pide todo por ser pública, pero a la que se

le niega el pan y la sal por ser catalana y en catalán, me ha dado

muchas alegrías y seguramente muchos sinsabores.

Me siento orgulloso de haber formado parte de este proyecto y de seguir

formando parte del mismo, apesar de los políticos de todas las cuerdas

que desde siempre han pretendido, pretenden y pretenderán servirse de

nosotros, sin reparar en que somos personas, un día ilusionadas en un

proyecto de servicio a todos los teleespectadores y no de las diferentes

cadenas.

Hoy los políticos siguen utilizándonos como arma arrojadiza, sin pensar

que mientras ellos se divierten, familias y familias pierden algo por lo

que han luchado. Unos perdemos nuestro trabajo y nuestra ilusión, y

otros pierden esa referencia generacional que aunque a muchos les duela,

sigue siendo TV3.

por eso, que no es poco, quiero gritar bien fuerte:

#TV3NoEsToca.

Decomo un coordinador de Atendo @renfe no se entera de como se debe dar asistencia.

Ayer llegaba a Barcelona un twittero de los de toda mi vida en twitter, Jorge García Durán, y como dije en un tweet mañanero, iba a desvirtualizarlo con el permiso de Atendo.
Pues, Casi consiguen que no realizáramos nuestros planes.
El asunto era relativamente sencillo, o al menos yo así lo creía: Jorge venía en un AVE que llegaba a Barcelona a las 14:25, y una vez nos encontráramos, debíamos tomar un cercanías para Caldes d’Estrac, que tenía su paso por Sants a las 14:39..
A las 14:10 llego al despacho que atendo tiene en el centro neurálgico de la estación de Sants, y me preguntan que qué necesito:
Pues, la cosa es la siguiente: Tienen previsto rescatar del AVE de Málaga a una persona que va en el coche * con asiento *. Me interesaría, si por favor, lo pueden traer aquí o a un punto que ustedes fijen, donde podamos encontrarnos, y acompañarnos a ambos hasta la vía 8, donde tenemos un tren para Caldes.
Uy, no va a ser posible! La persona que lo va a recoger, a las 14:40 tiene otro servicio, y no va a poder hacer eso, Lo único, es sacarlo del tren y dejarlo en el vestíbulo!
Mi asombro y cabreo fueron parejos:
Como? Y si no conoce la estación, como lo hace? Como hago yo para encontrarlo si ninguno de los dos vemos?
No, lo único que puede hacer es esperar, y coger el siguiente tren.
Se da cuenta, que el siguiente tren es a las 15:16, y que con un poquito de buena volutad se puede hacer lo que le pido? Solo necesito que nos acompañen a la vía 8, somos autosuficientes para coger el tren, si ustedes tienen problemas de personal.
No, yo no me puedo responsabilizar que un viajero pierda el tren por hacer este servicio.
Bueno, no me va a quedar más remedio que hacer como usted dice, aunque verdaderamente, están aquí 4 personas sin dar clavo, y con voluntad cero de ayudar. Voy a sacar mi billete, que aún tengo tiempo, y que Sea lo que tenga que ser!
Felisa, acompaña al señor a la taquilla, y luego vas a buscar al cliente del AVE de Málaga.
 
Salimos al vestíbulo, y le comento, que no entendía verdaderamente la negativa del coordinador para echarnos una mano, a lo que ella me dice, que es una mandada, y que no decide.
Le pido entonces, si al menos cuando lo saque del AVE y visto que va a cercanías me puede encontrar en el camino, que lógicamente yo la esperaría junto a la zona de taquillas, que ella debía superar para acompañar a mi amigo hasta la famosa vía 8. Me dice que eso no es problema, y que de acuerdo. Me deja en la taquilla, saco mi billete, y me dirijo al punto acordado con ella, cerca del pasillo que lleva a Atendo.
A las 14:34 se produce el encuentro con mi amigo, nos lleva hasta el control de seguridad donde mostramos nuestros billetes, y nos acompaña al ascensor. Le agradezco las explicaciones de donde están los botones y de donde está la puerta que se abrirá en el andén, y la saludo con el encargo de “agradecer efusivamente” al coordinador por su buena voluntad.
Bajamos al andén, y en la vía 8, estacionado un tren que nos dice una amable señora que es para Maçanet-Massanes, nos indica la puerta, y subimos.
Ya en el tren, Nos saludamos como merecía la ocasión, y comentamos la jugada. La pobre Felisa, una superwoman de la atención al viajero, llevaba al salir del AVE la maleta de mi amigo, a mi amigo ciego, y una silla de ruedas de otro pasajero.
Dejó al pasajero en silla de ruedas en el punto donde nos encontramos con mi amigo, y volvió a rescatarlo y terminar su trabajo en 3 minutos. Mientras tanto, en el despacho, se estaban pasando el rato y diciendo que no se responsabilizarían de absolutamente nada.
Con esta desgana y mal trato, entenderán que algunos podamos alegrarnos si en el futuro cambio de empresa, se hace una limpieza de gente que no quiere, y no sabe atender al público.
 

Consciencia, conciencia y conveniencia: tres enemigas irreconciliables.

Soy consciente que lo que voy a escribir no va a sentar nada bien a

algunos lectores.

Mi conciencia me dice que debo escribirlo, y no tengo nada claro que sea

conveniente hacerlo.

Esta reflexión la llevo madurando toda la semana tras los

acontecimientos que precipitaron el cierre de RTVV.

Quiero pensar, que los trabajadores de cualquier medio de comunicación,

yo entre ellos, somos conscientes que nos debemos a las direcciones de

nuestros respectivos medios.

Ellos dictan lo que se debe y no se debe cubrir, según sus intereses,

más que por los intereses del espectador final. La forma de cubrir

realizar y dar una noticia, nunca en un medio público se hizo siguiendo

criterios periodísticos, en los que la famosa frase pronunciada en los

informativos de Tele5 allá por los años 90 "así son las cosas, y así se

las hemos contado!" es una auténtica utopía.

Los jefes mandan, los jefes disponen y los empleados, conscientemente

cumplimos las órdenes.

Los medios de comunicación públicos, pocas veces han sido dirigidos por

periodistas, sino por comisarios políticos del gobierno pagano.

En RTVV se ha visto claramente esta situación, particularmente en estos

últimos días, en que los informadores han pedido excusas por no informar

correctamente de muchas cosas ocurridas en los últimos años.

La duda, es: Qué entienden ellos por informar correctamente?

Yo no lo tengo claro. Hay 3 posibilidades: 1. La que ha ocurrido, que el

comisario político ha utilizado su lápiz rojo censor y ha ordenado

esconder cosas que pueden hacer daño al partido político gobernante. 2.

que los espectadores esperen que se carguen las tintas contra el

gobierno por los errores cometidos, o por los que ellos creen que se han

cometido, simplemente porque cualquier acción del gobierno, que no

coincide con su ideario político, es mala y nefasta. Que los periodistas

cuenten, aunque no sean ciertas informaciones criticando a los gobernantes.

3. La utopía, que el periodista haga de notario de la actualidad y se

limite a contar los hechos, sin pensar ni en los deseos de ocultar de

sus jefes ni en las ganas de carnaza del público destinatario de la noticia.

Los compañeros de RTVV han cometido varios errores, y ahora pagan las

consecuencias, al quedarse solos e incomprendidos por la mayoría de la

sociedad.

1. No se revelaron ante las marcas de lápiz rojo de los jefes.

2. asumieron sumisos, porque así les convenía, que los jefes limpiaran

de contestatarios las instalaciones de la empresa con un ERE salvaje.

3. cuando la justicia, lenta, y casi siempre segura ha puesto a cada uno

en su lugar, han respondido a la extemporaneidad de la decisión de sus

jefes, sacando a relucir fuera de tiempo y contexto, todas las chapuzas

y componendas de sus jefes, porque claro, ahora, ya no les sirve obrar

según conveniencia. Ahora, son ellos las víctimas de los mismos jefes a

los que han consentido.

Lo ocurrido en RTVV nos debe hacer reflexionar a todos. Las cosas son

como son, no como queremos que sean. Esto es válido para todos, tanto

periodistas como jefes, o gobernantes.

Que se ha perdido la esencia del periodismo, es un hecho. Que la ética,

asignatura que los periodistas estudian en primero de carrera, es una

asignatura a la que muchos han faltado, y que la manipulación está

asumida como normal. Nos dejamos manipular por los jefes interesados en

dar un determinado mensaje. Nos dejamos manipular por los shares de

audiencia, que condicionan la publicidad y los ingresos de las empresas.

Manipulamos al espectador final, el que no tiene una idea concebida,

pero que se fía de nosotros porque nos consideran un referente.

Ha llegado el momento de cambiar esta forma de hacer periodismo,

particularmente en los medios públicos, pagados por todos los

contribuyentes, el de derechas y el de izquierdas, el independentista y

el ultranacionalista. Nos debemos a los espectadores, y debemos contar

lo que sucede, no lo que nuestros jefes o nuestra ideología nos dicen

que sucede.

Debo decir, que no soy periodista, que soy uno de aquellos empleados de

base necesarios para que el milagro de que una noticia llegue a casa del

telespectador se realice cada día.

Solo una vez me he sentido despreciado por un periodista que entendía

que yo no debía formar parte de las decisiones de la emisora. Él nunca

entenderá que si yo no estoy, el no podrá tener todas las armas

necesarias para realizar su trabajo, y tampoco sabrá, porque no se lo

merece, si trabajo porque considero que las informaciones que da son

buenas, o simplemente porque me conviene, porque tengo una familia y al

final también ellos comen.

Soy consciente que lo que escribo no gustará, que mi conciencia me

dictaba escribirlo, y que sigo sin saber si verdaderamente me conviene

haberlo escrito.

El milagro de llegar a destino viajando en avión y siendo un pmr.

Que iluso soy!
Cuando hace unas semanas me entrevistaban en el Blog de Diarioazafata  no imaginé que me tendría que comer con patatas muchas de las cosas que dije.
Entre otras, lo bien que hablaba respecto a la relación calidad precio de Vueling y a la profesionalidad de las asistencias a pmr.
En estas últimas dos semanas, he debido hacer 4 vuelos entre Barcelona y Roma, y raro ha sido el vuelo en que no haya tenido una desventura.
Como protestar ya no sirve de nada, y parece ser que las redes sociales hacen más daño que los libros de reclamaciones, voy a desmenuzar aquí todas las aventuras y desventuras.
Si alguien tiene interés, y puede acceder a datos para corroborar lo que voy a explicar, los datos de los vuelos son los siguientes:
1. vueling 6108 del 30 de septiembre.
2. vueling 6105 del 4 de octubre.
3. Vueling 6100 del 7 de octubre.
4. vueling 6105 del 11 de octubre.
 
Sabido es que no se pueden reservar las particularidades de las personas pmr en vueling desde su página web, y es preceptivo pasar por un teléfono de tarificación especial para realizarlas. Conseguí, y a lo mejor tras este post ya no va a ser posible, que enviando por Twitter los datos de la reserva y las necesidades, ellos se encargaban de incluir en la reserva la información necesaria para la compañía, y de paso para Aena.
 
En el primer vuelo, y por cuestión táctica de la compra en el cuarto, se olvidaron de mi compañera, y de su perra guía. y lógicamente no constaban en la reserva. En consecuencia teníamos que meternos en una fila de asientos de tres personas nosotros dos, la pobre Jenny por los suelos y algún sufrido pasajero que tenía pedido el asiento contiguo a los que nos habían asignado como pmr. Al decirles que eso no era posible, y que en condiciones normales si se hubieran hecho las cosas correctamente tendríamos una fila de 3 asientos exclusivamente para nosotros, nos informó una persona de coordinación, que si queríamos que el perro viajase cómodo, tendríamos que pagar un asiento para liberarlo. Nos negamos rotundamente, y amenazamos que ya se solucionaría sí o sí en el avión.
Contactado por twitter Vueling, solucionaron la reserva del cuarto vuelo.
 
La segunda parte de la aventura la tuvimos con Aena. Ese día, decidieron que teníamos que correr por el aeropuerto, cambiando hasta dos veces de puerta, para al final ir al avión en un turismo no adaptado a PMR porque estaba en remoto.
Llegados a la escalerilla, el embarque del pasaje ya estaba iniciado, y como quiera que solo disponían de ese coche y había más embarques que realizar, los asistentes nos hicieron subir respetando la fila de la gente que descendía de las jardineras, por lo que se llevaron una bronca de la sobrecargo.
Al final, la persona que debería compartir con nosotros las estrecheces de la fila, fue acomodada en otro lugar, y todos pudimos viajar con las habituales estrecheces de los aviones de Vueling.
En el vuelo número 2, viajé yo solo, y sin perro guía. Aquí la asistencia corrió a cargo de Adr.
A diferencia de lo que ocurre en Barcelona, ellos disponen de algunas salas donde acomodan a los pmr con la posibilidad de baños adaptados, máquinas de café, y una persona responsable de sala que está al tanto de los embarques de forma que asigna una persona para recoger al pmr en el punto acordado o en el mostrador de la compañía, acompañarlo a la sala, y luego desde allí con la persona que esté libre, acompañar hasta el embarque.
Explico todo esto, porque en teoría, las cosas debieran funcionar bien con este sistema, más lógico que el utilizado aquí, en que te dejan en una silla junto a la puerta, y si se acuerdan o pueden, alguien que no te ha visto viene a buscarte para el embarque o para cambiar de puerta.
Llegada la hora, el coordinador le dio el encargo a una persona de llevarme a una puerta, y realizar el embarque. Llegamos a la puerta, y el embarque era de otra compañía y a otro destino totalmente diferente al mío. Cuando preguntó como era posible, le dijeron que posiblemente le hubieran asignado a esa puerta pero que sería acabado el embarque, y que tenían al menos para 20 minutos si no más.
La persona que me había acompañado me invitó a sentarme en la fatídica silla, diciendo que vendrían a buscarme.
Finalizado el embarque, y consultado el iphone, descubro horrorizado que el embarque de mi vuelo era en otro módulo diferente, y que ya se estaba realizando. Me acerco al mostrador, y pregunto, y, … nada de vueling a Barcelona, que creían que en esa puerta habría un Alitalia a Barcelona a las 20:30.
La profesionalidad de las dos personas que estaban realizando el embarque, consiguió que no perdiera mi vuelo. Bueno, eso, y la suerte de que el aeropuerto de Barcelona estuviera cderrado a llegadas por una tormenta. Se informaron de la verdadera puerta, pararon a una persona de Adr que pasaba por allí que me llevó de urgencia a la puerta, donde un pobre empleado de la misma empresa me estaba buscando. Entro el último al avión, y … que raro! Este avión no tiene las formas habituales de los a320 de vueling!
Noto un trato diferente de la tripulación, una mensajería diferente a la habitual, pero, … dicen que vamos a Barcelona, estoy dentro del avión, y con lo sufrido previamente, prefiero callarme.
El avión es raro, en lugar de los 3 asientos habituales por fila, solo tiene 2, Los sonidos son diferentes, no hay las habituales megafonías grabadas. …
Al aterrizar en Barcelona, con hora y media de retraso, la pasarela que debía conectarnos con la terminal no encajaba con la puerta del avión, lo que nos obliga a esperar un buen rato hasta que aparece una escalera. Como quiera que debo ser el último en desembarcar, le pregunto a una de las azafatas, qué modelo de avión es este, que me resulta extraño, y me dice que es un M82 de Swiftair
Decir en favor de vueling, que el lunes enviaron un mail con un vale descuento de 10 euros por los problemas ocasionados al tener que viajar en un avión diferente a los habituales y como excusa por las posibles incomodidades ocasionadas.
En el vuelo número 3, había otra asistencia además de la mía. Volvimos a embarcar en remoto, y los últimos. El asiento que me habían asignado estaba en cola del avión inmerso en un ruidoso grupo de napolitanos que volvían de un fin de semana de juerga. Esta vez el vehículo que nos llevó era adaptado, aunque una sola persona debió efectuar las dos asistencias. La otra persona había requerido asistencia por ir con muletas.
En el cuarto y último vuelo, volvimos a llegar tarde, o relativamente tarde al embarque, por la asistencia, que calcularon mal los tiempos. Nos hicieron entrar los últimos, y recorrer con nuestras maletas y la perra todo el avión, ya que nos habían asignado la fila 31. Bueno, las maletas se quedaron en la fila 19, único punto libre que quedaba en el avión.
Por primera vez en la ya larga lista de viajes con Jenny, la hicieron meterse junto a la ventanilla, y nosotros nos quedamos en los asientos externos. Normalmente, ella se quedaba en el hueco del asiento intermedio, de forma que si durante el viaje decidía acomodarse, nosotros nos pasábamos la correa para que estuviera más cómoda, y tenerla siempre atada sin hacer posturitas para tener siempre cogida la correa.
En los vuelos 2, 3 y 4, no se hizo demostración exclusiva de seguridad ni de colocación de pulsadores de llamada y mascarillas.
En los vuelos 2 y 3, no se ofreció dirigiéndose exclusivamente a mi persona la posibilidad de comprar artículos del carrito. En el vuelo 4, sí lo hicieron, pero declinamos la oferta. En el vuelo 1, aprovechamos para desayunar, y las encargadas del carrito nos informaron con todo lujo de detalle de lo que disponían y sus precios.
Mención aparte al personal de la subcontrata de Aena que realiza las asistencias. Le ponen mucho interés, muy buena voluntad, pero, les falta formación para saber como gestionar las necesidades de los diferentes tipos de pmr, y trabajan a disgusto por los horarios y las condiciones de trabajo. Valgan dos apuntes: En el vuelo 2, por la radio le preguntaron a la persona que me acompañaba si podía quedarse una hora más, declinando la oferta, y comentando a posteriori: La próxima vez, os organizáis mejor.
En el vuelo número 4, una persona que dio asistencia, comentó al cruzarse con otro compañero: “Esta noche plego a las 22:00 y entro mañana a las 04:00.” Al demostrarle mi extrañeza por ese horario me dijo riendo: “ya le he dicho a mi marido que un día de estos me voy a quedar a dormir en el aeropuerto.”
Creo que si alguien ha llegado hasta aquí y lee estas líneas, debe tomar cartas en el asunto y replantear desde la raíz el servicio de asistencias. Si quieren ideas, las tengo, y relativamente económicas, ya que muchos de los problemas que tienen, son debidos a la gente que ve la posibilidad de asistencia y la pide en el momento de llegar al aeropuerto, y por no liar un escándalo en mitad de un pasillo, se les intenta dar la asistencia provocando así que las planificadas se resientan.
Perdón por este ladrillo, pero creo que al final, el ruido mediático es más entendible que los libros de reclamaciones.
 

integristas en Versión Original Subtitulada

Ayer nos dejó el gran Constantino Romero, y como dije en twitter, el tiempo ya no será oro, ni Mufasa Mufasa.
Muchos hemos disfrutado del buen cine gracias a su trabajo, que quedará registrado para siempre, como uno de los mejores, si no el mejor de interpretación.
El doblaje de películas, no se hace como muchos integristas defienden porque ciertos jefes de estado no entendían el inglés, sino que se hace con el fin de hacer llegar a un máximo número de personas el nuevo arte del cine.
Entre ellas, podemos contar los analfabetos, las personas mayores que ya no tienen oportunidad ni necesidad de aprender idiomas, y por último, pero no menos importantes, los ciegos.
Nosotros sí podemos aprender idiomas, y de hecho los aprendemos, pero no los podemos aprender todos, y por descontado, no podemos leer los subtítulos que aparecen en la pantalla.
.
Reconozco que no habría escrito estas líneas si no fuera por un mensaje de Óscar Belategui @belategui en twitter, que retwiteó Carlos Marañón @futbolycine en Twitter.
“¿Se puede abominar del doblaje y admirar a los actores de doblaje? ¡Sí!”

Esta incoherencia me hizo cruzar una serie de mensajes citando a ambos, a los que mi tocayo no respondió, pero Carlos, siempre amable y gentil me rebatió de forma correcta.

Las conclusiones a las que llegamos, fueron las lógicas: En España no se hablan idiomas, y el cine es una buena forma de aprender idiomas, escuchando las películas en versión original, y leyendo los carteles. Como quiera que los ciegos no podemos, pues, … bueno, claro, por ahí quizás, …
Pero, yo defiendo otros puntos contra el integrismo que marca a estos insolidarios:
Con la tecnología actual, se puede disfrutar de una película en condiciones en versión original, con subtítulos o sin ellos, doblada, con audiodescripción, con subtítulos coloreados, … y que sea el espectador el que decida como quiere verla.
No contento con estas ideas, y viendo que no convencía a Carlos se me ocurrió hacerle una pregunta:
¿Verddaderamente las versiones originales son versiones originales?
Y aquí, ya no hay respuesta cierta. Son originales en cuanto habladas en la lengua en que se rodaron, pero no lo son si miramos que, por ejemplo muchas películas se ruedan en el idioma original de los actores de la misma, y no en el idioma en que la película verdaderamente ocurrió.
¿Cuántas películas bíblicas están grabadas en hebreo o latín?
¿cuantas películas en las que hay enfrentamientos de culturas, los personajes hablan un solo idioma, cuando se sabe a ciencia cierta que entre ellos no se entendían?
¿Cuál es el idioma original, por ejemplo de la película Doctor Zhivago?
El libro fue escrito por un ruso, la producción fue americana, los actores americanos, y el rodaje casi íntegramente en España. Acaso la versión original fue en ruso?
Nombraría muchas más, pero no es el momento ni el lugar. Simplemente quiero con estas líneas, agradecer a esas voces sin rostro en muchos casos, que nos han dicho frases que hemos entendido y nos han hecho disfrutar del cine apesar de los integristas.
Va especialmente por Constantino Romero, causante de que hoy, muchos españoles crean que algunos actores tienen una voz profunda cuando no es así.

Como cruzar a un ciego.

Tengo este blog un poco abandonado, y eso no es bueno.

Acabo de recibir un mensaje instructivo y divertido sobre la mejor forma

de cruzar a un ciego, y os lo dejo para que al menos sonriáis como yo lo

he hecho.

Instrucciones para cruzar un ciego

Cuando vea a una persona ciega parada en una esquina sepa usted que no

siempre está pidiendo limosna. A veces, pero sólo a veces puede estar

esperando a otra persona. Generalmente espera un milagro que le devuelva la

visión que perdió para no tener que esperar más.

No sienta temor al acercarse, porque la ceguera no es contagiosa como otros

males o enfermedades tales como la indiferencia, apatía, ignorancia,

desinterés o en el peor de los casos un resfrío.

Acérquese con toda parsimonia y hágale saber que está presente

saludándolo o tocándole el brazo, pero si su objetivo es robarlo trate

de no hacer mucho

escándalo pues tienen los otros sentidos, como el oído, muy bien entrenados.

No vaya a ser que se le pongan los ojos blancos de un susto a usted.

Recuerde que el bastón blanco significa que el individuo es ciego y no

sordo. Si su verdadera intención es ayudarlo pregúntele amablemente y

sin gritar si necesita ayuda para cruzar la calle. Es lo recomendado

para que el

tipo no brinque por el sobresalto.

Una vez que haya aceptado su ayuda, no trate de agarrarlo bruscamente

del brazo como si lo llevara detenido, él no tiene la culpa de que a

usted se le

hayan frustrado los sueños de ser policía. Al contrario, para guiarlo en

el recorrido ofrézcale su brazo, la persona ciega se tomará de él y

caminará medio

paso detrás de usted.

Jamás lo tome de la cintura levantándole los pantalones hacia arriba,

tenga en cuenta que es muy incómodo caminar en puntitas de pie con la ropa

interior introducida en la humanidad.

Sea un peatón responsable, antes de iniciar la marcha observe el semáforo.

Cerciórese que está en verde y por las dudas mire hacia ambos lados. Tenga

en cuenta que muchas personas inconscientes que manejan un vehículo lo

convierten en un arma mortal… y no hablo de la película de Mel Gibson.

Si usted siente desprecio por su vida o tiene tendencias suicidas

abstenerse de ayudar al cieguito.

No deje parado al no-vidente en medio de la senda peatonal porque es muy

peligroso. Tampoco crea eso de que "ojos que no ven corazón que no

siente", porque si lo abandona a su suerte en medio de la calle, él se

sentirá muy solo

y podría entrar en pánico al escuchar el rugir de los automóviles que

pasan raudamente por delante y por detrás.

En los escasos segundos que dura el recorrido usted puede entablar una

conversación con la persona, si siente curiosidad acerca de la ceguera o

por saber cómo se desenvuelven. No sienta vergüenza en preguntar lo que

sea. Si

no está apurado, en ese corto tiempo, despejará sus dudas. Al conversar

use naturalmente palabras como ver, mirar, ciego, etc. él no se sentirá

discriminado.

Asegúrese de dejarlo al otro lado de la senda sano y salvo. Dele una

breve descripción del lugar o de los obstáculos con los que se podría

topar, por ejemplo, avisándole que hay puestos callejeros. Él se lo

agradecerá infinitamente al saber que este mes no tendrá que gastar su

mísera pensión en antiinflamatorios.

Por último no se aleje sin despedirse o dando una clara señal de haber

terminado la conversación, para que no quede hablando solo y la gente

piense que además de ciego está loco.

Si usted puede seguir estas instrucciones al pie de la letra conseguirá

cruzar con éxito a una persona ciega.

El tdt accesible de red.es

Reconozco que hasta las opciones más pesimistas respecto a los decodificadores de TDT accesibles que yo tenía, han sido superadas por el decodificador que hemos recibido esta semana.
Voy a hacer un larguísimo post, ya lo aviso sobre lo que ha ocurrido, y lo que se van a encontrar muchas personas a la hora de abrir la caja que en estos días se está enviando por correo.
 
Los precedentes:
Hace mucho tiempo, casi tanto que ya ni los viejos se acuerdan, se aprobó una ley de ámbito europeo por la que se determinaba que las emisiones de televisión debían ser en soporte digital, y compatibles para todos los países del ámbito europeo.
En práctica, se conseguía que los televisores y las emisiones fueran compatibles en todos los países, y aumentar la calidad de emisión, al tiempo que se reducía la potencia de los emisores.
Esto a las personas ciegas nos afectaba relativamente poco, salvo por la inminente llegada de servicios integrados y compatibles, que nos permitirían un acceso a servicios hasta la fecha inexistentes, o no compatibles según operador.
Esta ley, fue posteriormente modificada y corregida para asumir los retos de calidad de compresión y de imágenes en alta definición no previstas en la primera versión.
Entre tanto, algunos ciegos solicitamos que se acordaran de nosotros, que los servicios, en tanto que compatibles entre operadores y fabricantes, a su vez fueran accesibles y usables por nosotros.
Los políticos, que siempre van lentos, salvo cuando se trata de pedir el voto, se movieron algo, y así en 2009 se acuerda una inversión que no llegó a millonaria para realizar experimentos en accesibilidad.
En poco tiempo se presentan algunas ideas, y las que más suerte tuvieron se llevaron los pocos euros que se destinaron al tema.
Inteco diseñó un software utilizable en receptores, y tras realizarse un concurso para subvencionar su realización, El Corte Inglés se adjudicó el proyecto, y construyó los receptores limitando exclusivamente a lo que pedía el concurso.
Estos receptores, llevaban más de un año en el almacén, tiempo en que la ley tanto de emisión como de prestaciones ha cambiado, y por ello, los receptores que ahora tenemos en nuestras manos son casi una inutilidad.
Voy a tratar de demostrarlo con estas líneas, al mismo tiempo que daré informaciones de como instalarlos y utilizarlos a personas ciegas.
 
La caja:
 
En la caja que recibimos tenemos
Un receptor.
Un cable de antena.
Un cable euroconector de 21 pins.
Un mando a distancia
Dos pilas para el mando a distancia.
Un manual del aparato en tinta.
Un manual en Braille del mando a distancia.
Un cd con el manual del sistema IDTVOS en formato Daisy.
 
Va bien decir lo del cd, ya que en todo momento en el manual y en el software se hacen referencia a marcas que no son las del decodificador que tenemos entre manos.
 
No voy a describir aquí el mando a distancia, ya que está bien explicado en el manual en Braille y en el manual de uso en daisy. Sí entraré en el receptor, ya que se informa de la presencia de un conector USB en la parte trasera, que el receptor no tiene.
 
El receptor es del tamaño de un DVD, y en su interior dispone de un disco duro para grabaciones de programas y para contener el sistema operativo necesario.
En la parte frontal de izquierda a derecha, tiene lo siguiente:
botón de encendido/apagado que deja el dispositivo en reposo.
Hacia el centro, una fila con 7 pulsadores, con los que se puede operar el dispositivo de forma sencilla sin utilizar el mando a distancia.
1. menú.
2. exit/retroceso
3. OK
4. flecha a la izquierda.
5. flecha a la derecha
6. flecha arriba.
7. flecha abajo.
En la parte inferior derecha dispone de una ranura para tarjetas de servicios de televisión de pago.
Si le damos la vuelta al receptor, encontraremos por la parte trasera lo siguiente, siempre de izquierda a derecha:
1. Dos conectores para antena de televisión. El de arriba es para el cable que viene de la antena, y el de abajo es para conectar un televisor o cualquier otro dispositivo que deba ser conectado a la antena.
2. en el siguiente grupo, en la parte de arriba un conector rj45 para cable de red ethernet y debajo un puerto serie de 9 pines.
3. Pegado a este puerto serie, un conector de salida de audio digital.
4. tres conectores RCA de salida de vídeo y audio, el de arriba para vídeo, el central para canal izquierdo, y el  de abajo para canal derecho.
5. dos euroconectores de 21 pins, el de arriba para conectarlo a un televisor o monitor compatible y el de abajo para un grabador o fuente externa.
6. un interruptor de corriente para encender y apagar el receptor, y un cable convencional de corriente sin toma de tierra para enchufar a la corriente.
El receptor lleva la fuente de alimentación interna, cosa que se agradece.
 
Instalando el aparato:
Conectar el euroconector al televisor y al receptor, utilizando el cable en dotación.
extraer el cable de antena que tenemos conectado a nuestro televisor y conectarlo en el conector de arriba del grupo número 1.
con el cable de antena entregado en la caja, conectar el televisor y el conector de abajo del grupo número 1.
Enchufar a la corriente, y encender utilizando el interruptor del grupo 6 de la parte trasera.
 
Deberemos esperar unos 4 minutos a que el dispositivo se ponga en marcha y cargue el programa, de lo que no tendremos noticias hasta que ocurra. Lo escucharemos en el altavoz de nuestro televisor.
Para ello, el televisor deberá estar encendido y con el canal de euroconector correspondiente seleccionado.
El mensaje que nos da, es de bienvenida al sistema de voz de inteco.
Aquí empezamos con los problemas. No nos da ninguna instrucción sobre lo que hay que hacer, por lo que ya hay que tomar decisiones. Solo un pulsador nos salvará de la crisis, y este es OK.
 
Del resto del proceso, no voy a explicar nada, ya que es totalmente accesible, intuitivo y está explicado en el cd.
Sí voy a entrar en consideraciones sobre el dispositivo y sus compatibilidades.
1. No es compatible con televisión de alta definición, ni para recibirla y pasarla al televisor ni para grabarla.
2. No dispone de accesibilidad al teletexto, lo que lo deja fuera de las especificaciones mínimas de accesibilidad y compatibilidad mínimas con la ley.
3. aunque entre las opciones están la actualización de software mediante red, no funcionan, dando un error de conexión. No tengo datos, ya que en los manuales accesibles entregados con el dispositivo no hay forma de saber si las actualizaciones por red necesitan de configuraciones particulares del cortafuegos.
4. siempre refiriéndonos a la red, se puede conectar por cable a un router que le asignará una ip desde la que podremos acceder a una interfaz web con los pulsadores del mando a distancia, muy útil para que pueda ser utilizado un ordenador como mando a distancia.
A través de protocolo FTP se puede acceder al disco duro, donde están las grabaciones, si bien en el manual accesible no hay información de ello.
La ip es siempre automática, lo que significa que dependiendo de los dispositivos de la red y de si se apaga desde el interruptor trasero esta cambie, siendo necesario consultar el menú de instalación para descubrirla en caso que no funcione.
Las interfaces web y ftp están protegidas con contraseña y nombre de usuario, que no son modificables de forma accesible. Me parece una soberana tontería.
El usuario es la palabra “root” y la contraseña “inteco” Ambos datos presentes en el manual accesible en cd
 
5. La EPG es informativa y útil para saber datos sobre la programación de los diversos canales, siendo posible mediante la tecla “REC” programar grabaciones de programas desde la propia guía. Lo raro, es que desde el menú de grabación no está previsto como base de datos la EPG siendo necesario programar a mano todos los parámetros de grabación. Creo que es un error bastante grave.
6. La respuesta del receptor es bastante rápida, salvo que haya pasado tiempo desde la última petición, y que el disco esté parado. Si esto ocurre, tardará un poco en dar respuesta, ya que precisa poner el disco en marcha para utilizar la voz sintética. Va bien saberlo para no llevarse sorpresas. 
7. aun teniendo la posibilidad de tarjeta de servicios de televisión por pago, no ha detectado en la búsqueda de canales los dos canales de la plataforma deportiva que emite por TDT. Desconozco si con una tarjeta insertada aparecerán los menús o si por el contrario y como pienso, no será compatible con este servicio.
8. En el orden de canales, posiblemente debido al cambio de ley, no está previsto el orden lógico de canales. En España de momento este servicio no está previsto, aunque algún operador lo ha integrado dando numeración autommática a los canales.
Los canales de radio comparten numeraciones con los canales de televisión, por lo que se requiere pasar de una sección a otra antes de pulsar el número del canal. Lo lógico, hubiera sido aplicar numeraciones de la parte alta a partir del 200 o del 500 a las radios, de forma que pulsando el número de canal fuera automático el cambio entre emisiones.
9. Si habéis llegado hasta aquí, permitidme el mayor de los fallos de accesibilidad, que se encuentra en el mando a distancia: No dispone de una marca en el teclado numérico que nos informe de la posición exacta de los números, y para más inri, el teclado numérico está entre dos filas de funciones.
 
Conclusiones:
El dispositivo me deja una sensación agridulce, ya que se trata de un sistema simple y fácil de usar, pero que no está a la altura de lo requerido por los usuarios finales..
Si tenéis preguntas, ya sabéis que los comentarios del blog están abiertos, y por twitter os puedo responder a lo que necesitéis.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El círculo vicioso o la espiral que ahoga

Alguien me hizo notar las consecuencias de los recortes con una idea de 140

carácteres en twitter.

La idea era clara y concisa, y aun habiéndola expuesto por activa y por

pasiva, los políticos que nos gobiernan, habituados a gritar mucho antes de

las elecciones, y a callar después de ellas, no la entienden.

Visto que los eufemismos están de moda, voy a intentar hablarles en su

idioma, a ver si así se enteran.

Partamos de la base, que los trabajadores públicos, en su gran mayoría

cumplen con su deber, y éste se estructura en dos partes: 1, servir al

pueblo que les paga, y 2, obedecer al político que les da las órdenes y los

medios para ejecutar su trabajo.

Entre los medios, hay uno principal, que es el sueldo. Un trabajador bien

pagado, es un trabajador contento.

Si a un trabajador le quitas parte de su sueldo, y tú, político no predicas

primero con el ejemplo, estás consiguiendo una cascada de problemas, a

saber:

1. el trabajador no irá contento a su trabajo.

2. no realizará su trabajo en condiciones, y los resultados se sentirán

rápidamente, ya que el pueblo al que sirve, no se sentirá satisfecho.

3. Como quiera que tiene menos dinero a disposición, dejará de consumir, y

nuevamente, el pueblo al que sirve, pagará las consecuencias. El carnicero,

el pescadero o el verdulero venderán menos género. Comprarán menos género al

ganadero, al marinero o al agricultor, que a su vez, dejarán de producir y

dejarán de comprar combustibles que generan impuestos, y el país tendrá

menos dinero porque no ingresará ni los impuestos generados por la

producción, ni los impuestos generados por el consumo.

4. Llegados a este punto, el político que sigue en su particular nube, verá

que el trabajador público no responde a lo que de él se espera, y decidirá

que sobran trabajadores públicos.

Como habrá entendido el lector, los trabajadores públicos sobrantes, dejarán

de trabajar, dejarán de percibir un sueldo, y dejarán de consumir.

Al dejar de consumir, los productores de bienes dejarán de vender, y tendrán

excedentes de productos y de personal, por lo que deberán deshacerse de

ellos.

Hemos dado una vuelta al círculo vicioso que ocasionan los recortes, pero al

pasar por el punto de partida, lo hemos hecho por un punto más cercano al

centro, al ir creciendo la cantidad de implicados en las pérdidas.

Sigan así señores políticos, si quieren que en dos o tres vueltas más el

pueblo quede totalmente ahogado por su ineptitud.

Yo de momento, ya empiezo a plantearme dejar de consumir, y si no consumo,

no pago impuestos de valor añadido, y no doy de comer a los productores de

los bienes que dejo de consumir. Si como yo, todos los trabajadores públicos

hacemos lo mismo, generaremos el apoyo que necesitamos de parte de los

trabajadores que esperan que nosotros sigamos consumiendo los bienes que

producen.

Modelos de información para qwitter y programas parecidos.

Entre los ciegos, está muy extendido el uso de clientes para un manejo más sencillo de Twitter.

El más utilizado, hasta que dejó de darse soporte fue qwitter que abrió las puertas a otros clones como The Qube o Twitmonger

La información que se da al usuario cuando lee un mensaje es configurable conociendo algunos parámetros de los modelos básicos.

Yo he modificado algunos modelos para tener una mejor lectura de los mensajes, y los comparto con vosotros para que le saquéis más partido a vuestro cliente.

 

Para configurarlos, debéis pulsar control Windows o y pasar a la pestaña de modelos.

 

El modelo de tweet normal es:

$if(audio){*audio* }$if(geo){*geo* } about $when, $name posted $message

Esto da un mensaje donde te dice: About hace dos horas, Pepito posted: estoy en Twitter!

Nos informaría si el mensaje contiene audio, si tiene geolocalización.

Vamos a modificarlo un poco, para que nos diga algo como:

A las 15:33:22, Pepito dijo: Estoy en Twitter!

$if(audio){*audio* }$if(geo){*geo* } $time, $name, dijo: $message

Podemos jugar añadiendo más parámetros, como la fecha del mensaje además de la hora:

$if(audio){*audio* }$if(geo){*geo* } el $date $time, $name, dijo: $message

Podemos pedirle que nos diga qué cliente utilizó:

$if(audio){*audio* }$if(geo){*geo* } $time, $name, dijo: $message utilizando $from

Pero los modelos más interesantes de modificar son los de información de usuario y el de lista de seguidores o amigos.

En la lista de seguidores o amigos, el modelo ideal sería uno en el que nos diga Cuantos seguidores y amigos tiene una persona, Cuantos tweets ha publicado, cuando publicó el último mensaje, cuando se subscribió a Twitter, donde localiza sus mensajes, y su biografía. Estos dos últimos parámetros los dirá si la persona en cuestión los ha incluido en su perfil naturalmente!

 

$name, $screen_name, tiene ($followers_count seguidores y $friends_count amigos, ha publicado $tweets_count tweets, su último envío fue el $last_tweet_date a las $last_tweet_time, se subscribió a Twitter el $date a las $time) $location $bio

 

En la opción de información de usuario, un modelo que nos informe por ejemplo de cuantos seguidores y amigos tiene un usuario, cuantos tweets ha publicado, su localización y biografía sería algo así:

 

$followers_count seguidores, $friends_count amigos, $tweets_count tweets, $location $bio

 

Los modelos son configurables a voluntad del usuario, pero se debe tener en cuenta que algunos parámetros no funcionarán en algunas peticiones. Así, el parámetro de petición de cliente utilizado solo funcionará en información de mensaje, como los parámetros que regulan la geolocalización o el audio en los mensajes.

Podéis jugar y confeccionar vuestros modelos como más os gusten, teniendo la precaución de utilizar los parámetros en las listas correctas.

Los parámetros de geolocalización y audio son condicionales, mientras que el resto son simplemente parámetros informativos.

 

Tened precaución, y en caso de no estar seguros, no guardéis las configuraciones modificadas.

 

Algunos parámetros interesantes:

Nombre verdadero: $name

Alias de Twister, o el nombre de la cuenta: $screen_name

Cliente utilizado: $from

Fecha: $date

Hora: $time

Tiempo aproximado $when

Localización dentro de la biografía $location

Biografía $bio

Contadores de seguidores y amigos: $followers_count seguidores y $friends_count amigos

 

Supongo que habrá algunos más que en este momento no conozco, y que me gustaría tener claros, como por ejemplo saber cuando una cuenta tiene activado el candado.

Gracias si alguien me da más información.